LA SOCIALIZACION

La socialización es un período que va desde la tercera semana de vida hasta los tres meses y medio.-

El dueño del perro debe conocer la importancia del período de socialización.

Tendrá la responsabilidad de ofrecerles oportunamente a los cachorros un medio ambiente interesante y variado durante su período de socialización.

En este período, los cachorros deben crecer expuestos a los ruidos cotidianos y conocer a diferentes personas de ambos sexos y de ser posible, a otros perros apacibles y mansos.

Luego los nuevos propietarios que ingresan un cachorro a su casa, deben llevarlo a la calle, a la plaza o parque, que aprenda a caminar en la vereda en medio del ruido de autos, etc. y a estar en contacto con otros perros.

Se que esto va en contra de aquellos que recomiendan no sacarlos hasta los cuatro meses, o sea hasta que tengan todas las vacunas, para evitar contagios. Pero recalco que es tan importante proteger a nuestros animales de las enfermedades infecciosas como de las psicosomáticas.

El sacar al cachorro a la calle, a pasear, a estar en contacto con personas y animales desde muy cachorro, implica que esos otros animales, serán sanos. No estoy recomendando que se junten con animales vagabundos o que estén con perros enfermos o personas que puedan contagiarlos de parvo o moquillo. O que vayan a lugares donde haya mucho peligro de contagio.

Pero es muy importante que tanto criadores como propietarios adviertan: la socialización y la adaptación de un cachorro es tan importante como la vacunación.

Con el mismo fin, también es bueno que jueguen con cosas ruidosas: latas de gaseosas llenas de piedras, juguetes con ruidos, pelotas duras y botellas de plástico, etc.-

Inhibición de morder:


El aprendizaje de la inhibición de morder no es congénita sino aprendida durante el juego social. En todas las razas es importante lograr una jerarquización con ellos, en donde el dueño sea el jefe de la manada.

Esto significa que el humano puede demostrar su rango teniendo el control de los recursos importantes. Si el juego, el contacto social, el alimento y el acceso a los lugares preferidos no son libres para el perro si no que solamente resultan habilitados por medio de su dueño, el perro recibe una información muy clara acerca de quién es el jefe, sin que el dueño tenga que llegar a una confrontación que, en muchos casos, llevaría las de perder.

 

El instructor puede contribuir a que no surjan problemas de rango o jerarquía entre el dueño y el perro, explicándole al primero cómo, por medio del control constante del acceso a los recursos importantes, llegar a ser un jefe reconocido y digno de confianza para su perro.-

Evitar los caprichos:

Es recomendable, por mas adorable que sea el cachorrito cuando llega a nuestras vidas, tratarlo con tanto amor como límites claros, para no quedar expuestos en el futuro a los manejos del animal.-

El instructor dará las pautas a seguir para obtener buenos resultados en estos aspectos.-

                                    www.instructordoncan.cf  -  (Carlos: 011-15-3557-9995)